Fin de semana en Querétaro

by Nov 4, 2021Missions, Updates

Este fin de semana fue realmente una bendición y en lo personal un gran desafío a mi vida y ministerio, tuvimos la oportunidad de ser invitados a llevar a cabo el entrenamiento de evangelismo ¡Tú Puedes Compartirlo! dirigido a Pastores que se están capacitando a través de un programa que se llama Escuela de Plantación de Iglesias en la zona del Bajío en México en esta ocasión en la Ciudad de La Corregidora en Querétaro en México.

En primer lugar fuimos muy bendecidos por la hospitalidad recibida por el Pastor anfitrión al llegar a Querétaro, el poder compartir con él y su familia una cena muy típica y rica, unos deliciosos tacos, al mismo tiempo de tener una conversación muy edificante respecto a cómo el Señor lo está guiando en la manera en la que están haciendo el ministerio, este tipo de conversaciones en verdad que me encantan.

Ya durante el tiempo de la capacitación es cuando el desafío se reflejó en mí, debido a que mi audiencia era diferente a la que normalmente tenemos, eran un grupo de pastores de diferentes iglesias de la región, pero con la ayuda del Señor y aplicando una de las lecciones que enseñamos durante el entrenamiento pude llevar a cabo cada lección.

Me encuentro muy animado de ver cómo el material es recibido de una muy buena manera, el hacer un énfasis en la importancia de transmitir con claridad y sencillez el evangelio, es lo que como pastores mejor apreciaron del material; un elemento más que cada uno de ellos destaca es que al transmitir la claridad y sencillez del evangelio a los miembros de sus iglesias, se podría equipar a cada uno de ellos en una mejor manera para ellos también lo lleven a cabo y de esta manera sus iglesias puedan crecer a través de la evangelización.

Al término del entrenamiento tuve la oportunidad de hablar con varios pastores, muchos de los cuales están comenzando la plantación iglesias en municipios de la región los cuales se caracterizan porque están cargados de mucho ocultismo y rechazo al evangelio, y compartieron conmigo lo importante que es el establecimiento de una relación como un puente para predicar el evangelio, siendo las relaciones fundamentales en este tipo de condiciones adversas y como la enseñanza del seminario les ayudo en poder reforzar ese concepto.

Al final del seminario un Pastor que por cierto tuvo mucha participación durante el tiempo de enseñanza haciendo muy buenas preguntas, se acercó a mí para decirme de manera personal lo siguiente:

“Usted no tiene una idea de lo mucho que fui bendecido por este seminario, gracias hermano realmente muchas gracias.”

En ese momento me di cuenta del gran privilegio que es el ser obediente al Señor y vivir en agradecimiento por ello ya que solamente por su gracia Él me puede usar para ser de impacto y bendición en esta ocasión a un gran número de pastores.

Pude verificar personalmente una vez más que es posible sobreponerse al miedo o nerviosismo en la evangelización desarrollando en primer lugar, confianza en el mensaje que transmitimos, en segundo lugar, desarrollando convicción de que soy el mensajero de Dios, en tercer lugar, desarrollar preocupación por las personas y en cuarto lugar, desarrollar consistencia en mi vida y de esta manera hacer de la Evangelización un hábito en lugar de un dolor de cabeza.

Un día después tuvimos la oportunidad de entrenar a otro grupo de pastores en Guatemala de manera remota en línea, y realmente, aunque no pude estar en persona mientras se dio la enseñanza, fue un tiempo de mucha gozo el saber que pudimos equiparles a través del entrenamiento, aún y cuando se encuentran en otro país.

Ya por la noche cerramos nuestra jornada de enseñanza predicando en una iglesia en Querétaro, con hermanos muy amados quienes meses anteriores también tuvimos la oportunidad de conocerles en un entrenamiento y al saber que estaríamos en la Ciudad nos invitaron a su iglesia, y después del tiempo de enseñanza pudimos escuchar como el aplicar los temas vistos en el seminario les han sido de mucha utilidad para compartir el evangelio en su comunidad e incluso ver que hay nuevos creyentes producto de ello.

Es por ello por lo que este fin de semana fue de gran bendición y desafío, ya que pudimos servir de manera práctica y eficaz a la iglesia del Señor a través del seminario ¡Tú Puedes Compartirlo!

La Tienda

Herramientas y Recursos para prepararlo