El Evangelio

El Evangelio en su forma más sencilla:  “Cristo murió por nuestros pecados y resucitó de la muerte.”

The Gospel Explained

La crucial importancia del Evangelio no es basado en lo que nosotros hacemos por Cristo, sino por lo que Él hizo por nosotros.  Nos ha provenido un camino para los pecadores para ser perdonados en lugar de condenados.  A través de la muerte y Resurrección de Cristo, podemos tener una relación con Dios que transforma nuestras vidas cuando ponemos nuestra confianza solamente en Jesús.

Juan 3:16 ofrece una guía sencilla que Dios quiere que sepamos:  Su amor, Su regalo, y Su oferta de salvación.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, más tenga vida eterna.”  – Juan 3:16

El Amor de Dios

“Porque de tal manera amó Dios al mundo…”

El amor de Dios es tan extraordinario porque Él nos ama no por quien somos, sino a pesar de quien somos.  Palabras duras, mentiras, egoísmo – somos culpables de todo esto y más.  No importa lo que hayamos hecho.  Dios todavía nos ama.  Como pecadores que hemos roto los mandamientos de Dios, merecemos Su ira en vez de Su amor.  Pero Dios nos ama de tal manera que en vez de darnos Su espalda, Él nos muestra Su rostro.  Hace dos mil años, Su amor nos proveyó un regalo que solamente Él pudo haber dado.

El Regalo de Dios

“…que dio a su Hijo unigénito…”

El regalo es el Hijo de Dios – Jesucristo.  Porque hemos pecado, merecemos morir y ser separados de Dios para siempre.  La Biblia identifica ese lugar de separación como el infierno.  Pero Dios dio a Su Hijo para que tomara nuestro castigo.  Unigénito significa “único”.  Jesucristo es el único hijo de Dios.  Él es perfecto.  Cristo es nuestro reemplazante.  En una cruz hace dos mil años, Él murió por nuestros pecados.  Como Dios, Él resucito, comprobando que Él había conquistado el pecado y la muerte de una vez por todas.

La Oferta de Dios

“para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, más tenga vida eterna.”

Jesús no quería decir “quienquiera vaya a la iglesia, es bautizado, ayuda a los pobres, o trata de vivir una vida buena.”  Quienquiera no es solamente la persona de negocios con dinero, el pastor de la iglesia, el voluntario en la escuela, el alcohólico, o el padre soltero con dificultades – es cada uno de nosotros.

La palabra creer significa “confiar”.  Saber de Jesús no es suficiente.  Debemos de poner nuestra confianza solamente en Cristo para salvarnos – como el único camino al cielo.

No hay nada más importante que su necesidad de confiar en Cristo.  Le puede decir a Dios que está confiando en Cristo como su Salvador a través de una oración sencilla.  No es una oración que lo salva;  es confiar en Cristo que salva.  Orar es solamente la manera que uno le dice a Dios como está uno.

Querido Dios, Yo sé que soy un pecador.  Yo sé que mi pecado merece ser condenado.  Yo creo que Dios murió por mí y que resucito de su sepulcro.  Yo confío solamente en Jesucristo como mi Salvador.  Gracias por perdonarme y por la vida eterna que ahora tengo.  En el nombre de Jesús, amen.

Si esta es la primera vez que pone su confianza solamente en Cristo, o si le gustaría más información, por favor contáctenos a góspel@evantell.org.  ¡Nos encantaría platicar con usted!  ¿Le interesaría presentar el evangelio de otra manera?  Vea nuestro video Malas Noticias, Buenas Noticias.

La Tienda

Herramientas y Recursos para prepararlo