Cómo recuperar tu tiempo con Dios

by Jan 27, 2023Uncategorized, VIDA CRISTIANA

Si queremos crecer en nuestra relación con el Señor, necesitamos pasar tiempo con Él.  El tiempo con Dios nos hace más como Él  y alimenta nuestro deseo de contarles a otros acerca de Él.

Dios nos diseñó para tener una intimidad con Él.

Como el Salmista dijo, Como un ciervo anhela los arroyos que fluyen, así yo te anhelo, Dios. Tengo sed de Dios, el Dios vivo. ¿Cuándo puedo venir y comparecer ante Dios?Salmo 42:1-2

Así como nuestros cuerpos están diseñados para beber agua para sostener  nuestras vidas, así nuestras almas están diseñadas para comunicarse con el Señor para nutrir nuestras vidas espirituales.

Una de las maneras en que nos comunicamos con el Señor es lo que se conoce como un “tiempo de silencio”, una ventana en nuestro horario donde venimos ante  Él en oración y meditamos en Él y Su palabra.

El reto de tener un “tiempo tranquilo” es que nuestro mundo y nuestros horarios no son tranquilos.  Nuestro ajetreo puede empujar nuestro tiempo con el Señor fuera de nuestros horarios. Además, si no tenemos cuidado, nuestro “tiempo de silencio” puede convertirse en un ritual, una lista de verificación o incluso una obligación.  Lo que debería ser satisfactorio y vibrante puede volverse seco y mundano.

¿Cómo podemos reclamar nuestro tiempo con Dios?

Como podemos hacer que ese tiempo sea productivo y vibrante en lugar de superficial y profano?

1. Dale a Dios tus primeros frutos.

Comienza tu día en la presencia de Dios. Eso establece el tono para el resto de nuestro día. Si eres como yo, muchisimas preocupaciones y distracciones te esperan al despertar. Las preocupaciones  te distraen del Señor, el mismo que puede lidiar con esas preocupaciones en Su perfecta manera y tiempo.  Cuando nos enfocamos  en Él, vemos lo grande que es Él y que pequeño es todo lo demás en comparación.

Cuando te despiertes, en lugar de alcanzar tu teléfono, busca la Palabra. Deja que sea un aviso para que te levantes y te concentres en el Señor.

2. Prepárate para entrar en la presencia de Dios.

Si estuvieras visitando al líder de un país, no irrumpirías en  su palacio sin estar preparado.  Prepararías tu mente y tu corazón para estar delante de él o ella.  Lo mismo debería ser cierto para nuestro tiempo con el Señor.

Cuando comiences tu tiempo de silencio, imagine que está entrando en los atrios del Señor,  tal como lo hizo el salmista en el Salmo 100: 4:  “Entra por sus puertas con acción de gracias y sus atrios con alabanza.”  Hacer esto establecerá el tono correcto y un ambiente de reverencia, asombro y maravilla. 

3. Incorporar todos los aspectos de la oración.

Imagínese si en nuestras amistades con los demás si solo les pedimos cosas. ¿Cómo iría eso? Lo mismo es cierto con nuestra comunicación con Dios. La oracion es mucho más grande que llevar nuestras peticiones a Él.  Implica alabanza y adoración, confesión de pecado, acción de gracias y mediación.

Cuando ore use este guia de oración. Con adoración y alabanza a Dios. Confesarnos, estar de acuerdo con Dios acerca de los pecados que hemos cometido y venir a Él para limpieza y renovación. Con acción de gracias, dando gratitud a Dios por Quién es Él y por lo que ha hecho. Y finalmente, con súplicas, pidiéndole a Dios que suple nuestras necesidades a Su propia manera y tiempo.

4. Escuchar.

Podemos estar tan ocupados hablandole a Dios que nos olvidamos de escuchar a Dios. Parte de nuestro tiempo de silencio debe dedicarse a hacer precisamente eso, estar en silencio ante Él.  No te limites a leer la palabra de Dios, medita en ella. Dejala marinar. Medite en sus peticiones de oración. Puede que Dios no de una respuesta inmediata, pero El puede darle una nueva perspectiva sobre lo que está orando.

Cuando ore, tóme tiempo para pausar, reflexionar y meditar. No tenga prisa. Es posible que descubras que tu meditación silenciosa te lleva a una visión, dirección y consejo adicionales del Espíritu Santo.

5. Diario.

Hay poder en escribir lo que estamos comunicando a Dios y lo que Él nos está comunicando.  Después de un tiempo, puedes mirar hacia atrás en tu diario para ver la mano del Señor en tu vida y el camino en que te encuentras al seguirlo.

Si tiene dificultades en esta área, establezca la meta de escribir al menos 5 cosas cada día durante su tiempo a solas con Dios (incluso tan breve como viñetas). Estos podrían ser tan simples como algo por lo que estás orando, algo por lo que estás agradecido, una nueva visión o un nuevo anhelo. No se sorprenda si tiene la oportunidad de compartir con alguien por la tarde exactamente lo que escribió en su diario esa mañana.

6. Espere oposición.

Hay tres cosas en esta vida que se oponen a nuestro caminar con el Señor, el mundo, nuestra carne y el diablo. Las tres cosas nos tientan a dejar a Dios fuera de nuestras vidas. Es por eso que cuando nos comprometemos a tener un tiempo tranquilo ante el Señor, todo el infierno puede desatarse.

Cuando entres en tu tiempo de silencio, crea un espacio tranquilo para ti. Silencia tu teléfono, elimina las distracciones y concéntrate en el Señor.  Elimina toda posible distracción que Satanás pueda usar para desviar tu atención de Dios.

7. Rehúsa decir “amén”.

Cuando termine tu tiempo de silencio, no dejes que tu comunicación con Dios termine. Continúe su conversación con Dios a lo largo de su día involucrándolo en todos los aspectos.  Como dice Pablo en 1 Tesalonicenses 5:16-18, “Regocíjate siempre, ora sin cesar, da gracias en todas las circunstancias; porque esta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús para vosotros. ”

Su tiempo a solas con Dios es lo más valioso que tiene en este mundo. Cuídalo, priorízalo y aprovéchalo al máximo. Hacerlo pagará enormes dividendos tanto en esta vida como en la próxima.

 

 

La Tienda

Herramientas y Recursos para prepararlo