Cómo Responder a las Objeciones Mientras Compartes tu Fe

by May 6, 2021Church Ministry, Evangelismo, Uncategorized

“¿Y si no sé cómo responder a una objeción acerca de mi fe en Jesús?”

Este es un miedo que la gente enfrenta al tratar de presentar a un amigo o ser querido a Jesús. Lamentablemente, detendrá a muchos seguidores de Cristo en su camino mientras comparten su fe este año. Pero no tiene que ser así.

En primer lugar, debemos resolver una cosa: si compartes activamente tu fe, con el tiempo quedarás perplejo por una objeción acerca de la Biblia, Jesús o las creencias cristianas. A menos, por supuesto, que tengas una respuesta inmediata a cada pregunta potencial que alguien pueda hacer acerca de nuestro Dios infinito y omnisciente. Si ese es el caso, necesito estar leyendo tu blog. Sin embargo, si eres más como el resto de nosotros, la pregunta realmente no es “¿y si me quedo perplejo?”; en cambio, la pregunta es “cuando me quedo perplejo, ¿cómo debo responder?”

Aquí hay tres cosas que hacer y una cosa muy importante que recordar cuando te encuentras con una objeción que acorta la respiración, acelera tu pulso y te hace querer salir del escenario por la izquierda.

Haga una pregunta aclaratoria

Muchos cristianos creen falsamente que cuando se plantea una objeción, el reloj comienza a correr, y tienen una ventana muy corta de tiempo para responder a la objeción. Si así es como te sientes, quiero que leas esta próxima frase cuidadosamente. Cuando alguien hace una objeción, usted no está en el gancho para responder a ella; están en el gancho para explicar más. Puedes invitarlos a hacerlo con una pregunta aclaratoria como: “¿Qué quieres decir con eso?” Creo que un ejemplo ayudará.

Joanne: “Tina, aprecio tus creencias, pero realmente no veo ninguna buena razón para creer en Dios”.

Tina: “Gracias por ser honesto. Sin embargo, ¿puedo preguntar a qué te refieres cuando dices ‘Dios’?”

Joanne: “Bueno, no creo que haya un viejo barbudo ahí arriba viendo cada uno de nuestros movimientos”.

Tina: “Veo, y en realidad, tampoco creo en un viejo barbudo, ¿puedo compartir un poco acerca de quién es Dios de acuerdo con la Biblia?”

Mira hacia atrás en lo que Tina hizo (educadamente). Ella preguntó qué quieres decir con una pregunta que invitó a Joanne a explicar más. Eso hizo algunas cosas. Le quitó toda la presión a Tina, permitió a Joanne ver que se equivocó acerca de quién es Dios de acuerdo con la Biblia. Este tipo de resultados ocurren todo el tiempo cuando haces preguntas como, “¿puedes explicar eso un poco más?” o “Quiero asegurarme de entender tu punto de vista, ¿podrías dar algunos ejemplos?”

Reconocer la objeción y avanzar en la conversación

Considere este breve intercambio:

Jonathan: “Simplemente no creo que haya ninguna evidencia de que el cristianismo sea cierto”.

Craig: “Definitivamente quiero escuchar tus pensamientos sobre eso, pero ¿puedo compartir brevemente lo que creo de Jesús?”

En esta breve conversación, Craig no está interesado en probar que Jonathan está equivocado, y no está evitando la objeción. De hecho, deja claro que quiere escuchar los pensamientos de Jonathan. Todo lo que está viendo es permiso para empujar la objeción hasta el final para poder compartir acerca de su fe en Cristo. Esto puede ser muy efectivo, porque en algunos casos, alguien como Jonathan ha estado planteando esta objeción durante años y ha escuchado 1.000 razones por las que el cristianismo tiene sentido (y sigue ignorándolos), pero lo que nunca ha escuchado es el evangelio de Jesucristo.

“Pero”, usted puede estar pensando, “¿qué pasa cuando traen la objeción de nuevo y no sé cómo responder?” Bueno, eso nos lleva a la siguiente sugerencia.

Usa tu as bajo la manga de 4 palabras: “Déjame pensar en eso”

Si alguna vez te sientes acorralado por una objeción, estas cuatro palabras te descolgarán el 100% del tiempo: “déjame pensar en eso”. Estas son cuatro razones por las que esta frase es tan poderosa:

Le permite a la otra persona saber que aprecia su objeción y quiere el tiempo que merece pensar en ello
Elimina toda presión para proporcionar una respuesta inmediata
Le permite la oportunidad de establecer un tiempo futuro para hablar
Te da la oportunidad de reunirte con un pastor, mentor, etc. sobre el tema en cuestión para que puedas venir preparado para la discusión futura.

Como puedes ver, esta frase simple hace mucho trabajo por ti. Es tu as bajo la manga en cualquier conversación que vaya de lado.

Una cosa crítica para recordar:

Ahora que conoces algunas tácticas útiles para abordar las objeciones mientras compartes tu fe, hay una última cosa que recordar, y es de vital importancia.
Nuestro trabajo es honrar a Dios mientras compartimos nuestra fe, no ganar argumentos.

Con demasiada frecuencia la gente viene a blogs como este con el objetivo de “no parecer tonto” o “sacar lo mejor de alguien”. Si tu intención honesta es ganar argumentos en lugar de almas, entonces tu intención tiene más que ver con glorificar tu intelecto que glorificar a Dios. Siéntate con eso un momento antes de partir para poner estas tácticas en acción. Entonces, pídele a Dios que haga de estos parte de vuestros esfuerzos por glorificarlo mientras Él abre oportunidades para que compartas el maravilloso mensaje de la cruz.

La Tienda

Herramientas y Recursos para prepararlo