Ponte incomodo: Llegar a aquellos que no se parecen a ti

by Nov 17, 2021El Miedo, Evangelismo Personal

Seamos realistas, todos somos culpables de ello. Nos apresuramos a poner etiquetas a las personas, ya sean buenas o malas, basándonos en nuestras suposiciones acerca de ellos. Pero, ¿qué pasa si esas etiquetas nos impiden llegar y compartir el Evangelio con ellos? ¿Entendemos realmente cuánto valora el Señor a cada alma, “no deseando que ninguna perezca, sino que todos alcancen el arrepentimiento”? (2 Pedro 3:9)

Miremos hacia adentro para abordar las actitudes de nuestros corazones y recordemos que nuestra respuesta tiene un significado eterno.

¿Qué características hacen que alguien se vea diferente a nosotros?

No se puede negar la sensación de comodidad que uno obtiene cuando está cerca de personas que son similares a nosotros. Las conversaciones fluyen sin problemas, el miedo a decir accidentalmente algo ofensivo disminuye y un sentido de relatividad es ampliamente evidente. Sin embargo, cuando se está cerca de personas que son diferentes, se producen sentimientos opuestos. Entonces, ¿qué características determinan si una persona es diferente de nosotros y cómo eso la hace inalcanzable?

Para empezar, creo que es seguro decir que comparamos a los demás con nosotros mismos.  Entre otras cosas, observamos el comportamiento, la accesibilidad, el estatus social, financiero y religioso, las diferencias culturales y lingüísticas, las opciones de estilo de vida y la afiliación política. La lista es aparentemente interminable.

Nuestras percepciones de dónde caen las personas bajo estas categorías influyen en nuestras primeras impresiones acerca de ellas. ¿Son accesibles porque son accesibles? ¿Los percibes como aquellos que están abiertos a escuchar el Evangelio? ¿O son inalcanzables porque sus diferencias te intimidan? ¿Sus elecciones te hacen sentir incómodo? ¿Están “demasiado lejos”?

Las etiquetas son pegajosas, y si no tenemos cuidado, pueden hacernos creer que una persona está fija en sus caminos, que toda su identidad está compuesta por las mismas etiquetas que le hemos impuesto. Cuando se coloca una etiqueta a una persona y su disposición a escuchar el Evangelio se decide prematuramente, le hacemos un flaco favor. Siempre hay más de lo que parece, especialmente cuando se trata de hablar de personas, que están hechas inherentemente a imagen de Dios. Cada persona debe tener la oportunidad de escuchar y responder al evangelio por sí misma.

¿En qué entornos nos encontramos haciendo esto con más frecuencia?

Considera los lugares donde pasas la mayor parte de tu tiempo. El Espíritu Santo podría estar guiándote a compartir el Evangelio con alguien con quien te encuentras a menudo pero a quien nunca has considerado acercarte.

Aquí hay algunas preguntas para ayudarlo a comenzar a hacer un balance de las posibles oportunidades evangelísticas.

¿Eres un estudiante en la universidad rodeado de compañeros en una sala de conferencias y normalmente gravitas hacia personas que parecen similares a ti? ¿Hay un compañero de trabajo en la oficina cuyo estilo de vida refleje los ideales mundanos? ¿Es usted un padre que asiste al evento deportivo de su hijo y evita activamente hablar con otros padres que parecen inaccesibles? ¿O notas a alguien sentado solo y dudas en hablar con él?

Sea devoto al entrar en el entorno específico de su vida y esté atento a las oportunidades para conectarse con personas que normalmente no lo haría y vea cómo el Espíritu Santo  guía sus conversaciones.

¿Cuáles son los peligros bíblicos de etiquetar a una persona como inalcanzable?

La historia de Mateo llama la atención sobre el peligro de etiquetar a alguien como inalcanzable. Mateo era un recaudador de impuestos y un judío, que trabajaba para el imperio romano y culpable de embolsarse los impuestos que recaudaba de sus hermanos judíos para beneficio personal. Su reputación probablemente hizo que fuera difícil mantener cualquier tipo de relación de buena reputación con alguien. La sociedad vio una causa perdida, pero Jesús vio a un hombre que necesitaba desesperadamente un Salvador.

“A medida que Jesús avanzaba desde allí, vio a un hombre llamado Mateo sentado en el puesto del recaudador de impuestos. ” Sígueme”, le dijo, y Mateo se levantó y lo siguió. Mientras Jesús cenaba en la casa de Mateo, muchos recaudadores de impuestos y pecadores vinieron y comieron con él y sus discípulos. Cuando los fariseos vieron esto, preguntaron a sus discípulos: “¿Por qué tu maestro come con recaudadores de impuestos y pecadores?” Al escuchar esto, Jesús dijo: “No son los sanos los que necesitan un médico, sino los enfermos. Pero ve y aprende lo que esto significa: ‘Deseo misericordia, no sacrificio’. Porque no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores al arrepentimiento”. (Mateo 9:9-13)

Si no tenemos cuidado, podemos encontrarnos teniendo una mentalidad similar a la de un fariseo. Si permitimos que la justicia propia se filtre en los pensamientos y actitudes de nuestros corazones, hasta el punto de que nos hemos convencido de que no necesitamos compartir el Evangelio con aquellos que decidimos que son inalcanzables,  entonces nuestra comprensión del Evangelio se vuelve defectuosa. La salvación por esas medidas se basaría en obras y no en la gracia de Dios.

Jesús, en muchas ocasiones, condenó a los maestros de la Ley por considerarse mejores que los demás debido a su conocimiento de la Torá y su capacidad para practicar los rituales religiosos con precisión. Jesús no estaba impresionado por sus sacrificios despiadados, sino que pedía misericordia. ¡Jesús tuvo misericordia de Mateo, y pasó a ser autor de uno de los cuatro evangelios!

Si elegimos llegar solo a ciertos tipos de personas, ¡podríamos estar perdiendo lo que el Señor está haciendo y quiere hacer a través de nosotros y de los demás! Como seguidores de Cristo, todos estamos llamados a vivir la Gran Comisión al llevar el evangelio a todas las naciones. Es el deseo del Padre que todos lleguen a conocer y confiar en Su Hijo que promete la vida eterna con Él.

¿Cómo debemos responder?

Mira a Jesús como el ejemplo perfecto. Cada interacción que tuvo fue intencional. Recuerda al leproso, a la mujer samaritana y al apóstol Pablo. Cada una de estas personas tenía una historia, una etiqueta que los hacía “inalcanzables” pero que no impedía que el poder del evangelio transformara sus vidas.

Jesús rechazó las etiquetas, se acercó a aquellos que parecían tan diferentes del resto y los usó para los propósitos del Reino. Incluso entre los amigos más cercanos de Jesús, los 12 Discípulos, había un fanático, un recaudador de impuestos y varios pescadores. Imagina las disputas que surgieron de sus diferencias. Probablemente todos habrían estado de acuerdo en que su punto en común más significativo era Jesús y que fueron llamados a seguirlo.

Debemos preguntarnos: “¿Realmente creo que el Evangelio es lo suficientemente poderoso como para trabajar incluso en aquellos que creo que son inalcanzables?” Si dudaste en responder a esa pregunta, recuerda cómo el Evangelio transformó y continúa refinando tu vida. Entonces, inicia esa primera conversación. Conoce a la persona escuchando su historia. Sé misericordioso construyendo puentes y no creando brechas, y cuando surjan diferencias, busca entender. Incluso te animo a que estés listo para compartir tu testimonio.

Lo más importante es pedirle al Señor que cambie la actitud de su corazón para que se parezca más al Suyo al llevar el Evangelio a quienes lo rodean. Es nuestro trabajo presentar a Cristo a las personas y es el trabajo del Espíritu Santo traerlas a Sí mismo.

La Tienda

Herramientas y Recursos para prepararlo