Cinco marcas de evangelismo conversacional  

by Jun 9, 2022Evangelismo, Evangelismo Personal

Como una vez escuché una predicación sobre Santiago 3:1-12.  Pensé para mí mismo: “Sería mejor que no dijera nada en absoluto…” Pero en este prolífico texto, Santiago nos está mostrando el poder de nuestras lenguas para que las usemos bien, no para que dejemos de usarlas en absoluto.

La amplia narrativa de las Escrituras nos muestra que Dios nos está llamando a hablar y usar nuestras palabras con bondad para quienes nos rodean.

Hay muchas formas de evangelismo, independientemente de cómo compartamos, nuestras palabras son indispensables para el llamado.  Usamos conversaciones durante todo el día para comunicarnos con los demás.

Aquí hay cinco puntos para ayudarnos a usar nuestras palabras para tener conversaciones atractivas sobre Jesús.

Conexión

No hay reemplazo en ninguna relación para la autenticidad y el interés genuino. Las preguntas abiertas son una forma tan impactante de desarrollar esa conexión. Averigüe qué hicieron el fin de semana, a quiénrespetan o cómo comenzaron a vivir donde están ahora.  

Construir una relación requiere tiempo y paciencia con una persona. El Dr. Larry Moyer escribió un excelente blog aquí que captura la necesidad de la paciencia en el evangelismo.

Cuidado

Los efectos del pecado son desenfrenados. Incluso si apagamos nuestros teléfonos, noticias y computadoras, encontramos que los deseos de nuestros propios corazones son idólatras. Es seguro asumir que en algún momento u otro ese dolor estará en la puerta de su corazón.  A través de la hospitalidad, podemos invitarlos sacrificialmente a nuestras vidas mientras buscamos ministrarles.

Como siempre, sé un oyente activo.  A veces, a través de las quejas o sugerencias de una persona, podemos encontrar lo que realmente valoran.  Continúe haciendo preguntas con un tono vocal suave y un lenguaje corporal acogedor. 

Contextualización

La contextualización bíblica no cambia el mensaje. La contextualización fiel requiere un mensajero informado de su audiencia. La contextualización infiel conforma el mensaje para la audiencia.  La conversación sobre la contextualización se centra en un puente hacia el evangelio, no en un puente lejos de él.

A medida que nos conectamos con las personas, podemos aprender lo que les apasiona, qué cargas llevan y más sobre sus vidas.

Considere estos ejemplos:

A medida que escuches acerca de su estrés, puedes contarle acerca de cómo Jesús se preocupa por sus días. Él se preocupa por cada una de sus reuniones diarias, emociones difíciles y finanzas inciertas. Jesús no solo se preocupa por sus días en la tierra, sino que te está invitando a pasar todos sus días con Él.

A medida que escuche acerca de cómo se siente como si nadie entendiera, puede compartir con ellos acerca de cómo Jesús voluntariamente se retiró del Cielo para tomar nuestro castigo.  Jesús caminó sobre esta tierra y entiende completamente por lo que está pasando. No sólo entiende, sino que Jesús también quería proporcionar consuelo durante la soledad. Cristo demostró esto al morir una muerte que no merecía.  

Desde estos puentes, puedes invitarlos a poner su confianza solo en Cristo. 

Sinceridad

Si tu vida es como la mía, las cosas a menudo no salen según lo planeado. Presentar mi vida a través de un filtro de Instagram puede demostrar el mensaje equivocado sobre la vida cristiana.

En nuestra cultura, muchos luchan con la brecha considerable entre cómo actúan los cristianos y quién es Cristo.  Para la Iglesia, un buen primer paso adelante es demostrar a Jesús como lo que Él es, perfecto, no nosotros mismos.

Si bien esto no significa que comencemos a imitar más, tu honestidad puede ser refrescante.  

Podemos aclarar que si bien Jesús no hace que nuestras vidas sean completamente ordenadas y fáciles, Él proporciona consuelo.  Él proporciona esperanza. Él se provee a sí mismo.

Contentamiento  

A menudo, encuentro mi corazón asustado de la gente cuando veo una oportunidad para compartir.

            “Está bien, ¿pero podrían reírse de mí?”

            “¿Sé siquiera qué decir?”

Pero el Espíritu ha usado una pregunta simple para pacificar mi corazón ansioso: “Ryan, ¿qué quieres de ellos que aún no tienes?”

Toda mi aceptación, aprobación y afecto me han sido dados por Dios a través del Hijo por el Espíritu Santo.

Cuando encuentro que mi satisfacción está oculta en Cristo, soy libre de amar verdaderamente a los  demás porque no necesito nada de ellos.  Tengo todo lo que necesito como “mi taza que se desborda”.

Inmediatamente después del pasaje acerca de “Domar la lengua”, Santiago 3:13-14, el autor escribe lo siguiente:  

¿Quién de ustedes es sabio y comprensivo? Por su buena conducta debe mostrar que sus obras se hacen en la gentileza que proviene de la sabiduría. Pero si tienes una amarga envidia y ambición egoísta en tu corazón, no te jactes y niegues la verdad.

A pesar de las rupturas comunes en nuestras Biblias, Santiago continúa hablando sobre el  uso adecuado de nuestra lengua junto con otros conceptos.  Sostiene que aquellos con sabiduría y comprensión deben actuar en obediencia, o “buena conducta”.

En el versículo 14, él advierte que nuestra buena conducta será obstaculizada por nuestros propios deseos egoístas.  Con esto en mente, podemos orar contra tales actividades y por la búsqueda sacrificial de otros.  

La incomodidad puede venir, pero también puede dar frutos.  Independientemente de cómo vayan nuestras conversaciones, ya que estamos en Cristo, podemos descansar que tenemos todo lo que necesitamos de Dios que nos persigue.

La Tienda

Herramientas y Recursos para prepararlo