El mito de los amigos inalcanzables

by Nov 9, 2021El Miedo, VIDA CRISTIANA

¿Alguna vez has tenido un amigo que te lastimó? ¿Alguno de tus amigos te han comentado algo que te hizo verlos de una manera diferente? ¿Has tenido un amigo que sigue el camino del pecado y te abandona porque eres un creyente en Jesucristo?

Si eres como yo, a veces puede sentirse profundamente personal cuando un amigo se aleja del Señor. Al alejarme, un amigo me dijo: “No es que no quiera hablar contigo, es solo que sé que no me vas a animar como ahora quiero que me animen”. Está bien ser herido en estas situaciones, pero no está bien cuando tu mirada se queda en tu dolor.

Recuerda lo que Pablo dice en Efesios 6:12: ” Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”. Al mirar tu dolor, puedes dejar que te prohíba ver con claridad, y puedes terminar etiquetando a tu amigo como “inalcanzable” en lo que respecta al evangelismo.

Sin embargo, la Biblia nos muestra una y otra vez que nadie es inalcanzable a los ojos del Señor. Esto significa que tenemos que caminar humilde y cuidadosamente, y ser lentos para abandonar a los amigos que se alejan del Señor. Aquí hay algunos pensamientos a considerar.

¿Cómo evito tratar a un amigo como inalcanzable?

Primero, en lugar de una respuesta sólida que dicte qué debes hacer exactamente, creo que debes reflexionar sobre quién eres, quién eres en general y quién estás siendo para tus amigos. ¡Hay gracia! La bondad del Señor nos lleva al arrepentimiento, por lo que no tienes que temer la convicción, pero meditar en quién eres es importante para buscar el cambio y la reconciliación.

No hagas suposiciones.

No se pueden combatir las suposiciones con suposiciones, busca la claridad. Es posible que tu amigo te esté etiquetando como algo porque no se le ha demostrado lo contrario. Siempre hay un matiz más profundo y oscuro de por qué hacemos lo que hacemos cuando seguimos un camino que no es bueno. En muchos de estos casos, nuestros amigos ya se han rendido a sí mismos.

Respeta los límites, pero no dejes de orar.

Esto plantea mi siguiente pregunta: ¿por qué somos tan rápidos en renunciar a nuestros amigos? Sí, tal vez la forma en que los amas será diferente, pero debemos recordar que el amor puede tomar diferentes formas. Puede que no estés de acuerdo con ellos o que no te animen de la misma manera que solían hacerlo, pero son los portadores de la imagen de Dios que siempre han sido, y necesitan a Jesús tanto como tú.

No pongas estándares poco realistas en las personas.

Tus semejantes no son Dios, por lo tanto, nunca podrán alcanzar la perfección de Dios. ¡Esto está bien! Nos muestra nuestra necesidad desesperada del evangelio todos los días. Una cosa que tenemos que recordar es que es injusto poner estándares a las personas que nunca cumplirán, creyentes y no creyentes por igual. A menudo hablamos en lugar de escuchar, sacamos conclusiones precipitadas en lugar de buscar entender, y tomamos las cosas como personales en lugar de darnos cuenta de lo que realmente está en juego en situaciones de agonía. Tu amigo necesita que seas un amigo y no alguien que espera la perfección.

No te apresures a renunciar.

Nunca te rindas. Piensa en dónde estarías si ese pastor, amigo o familiar se hubiera rendido contigo.

Sé vulnerable y sé humilde.

Comparte tu historia. Creo que te sorprenderás de lo que sucede cuando eres honesto. Una y otra vez, estoy tan sorprendida por la cantidad de veces que me armo de valor para ser honesta y vulnerable, y escucho a mi amigo decir “yo también”. “Yo también” significa: “Oye, yo también he luchado con eso” y “No estás solo”.

Recuerda tu lealtad al Señor

Lo que quiero dejar claro es esto: ser amigo de alguien no significa que sacrifiques tu caminar con el Señor en un esfuerzo por “estar allí para ellos” o “hacerlos felices”. Proverbios 22:24-25 dice: “No te hagas amigo de la gente irritable, ni te juntes con los que pierden los estribos con facilidad, porque aprenderás a ser como ellos y pondrás en peligro tu alma. “. En 1 Corintios 15:33, Pablo dice: No os dejéis engañar: “Las malas compañías corrompen las buenas costumbres. ” Tu relación con nadie no debe ser un obstáculo para tu relación con el amigo más verdadero, Cristo. Deseo que esto sea claro para que puedas entender con precisión sobre lo que estoy escribiendo.

Piensa en cómo Dios puede usarte a ti y a tu historia para tus amigos que se han alejado del Señor. Si te alejas de esos amigos solo porque no estás de acuerdo con ellos, es posible que nunca llegues a experimentar lo que Dios tiene para ti en esa amistad. 2 Timoteo 2: 24-26 dice: “Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.” Como creyentes, el versículo 26 nos recuerda que no debemos ver a nuestros amigos como enemigos, aunque puedan ser víctimas de nuestro enemigo. Al permanecer presente, el Señor puede concederles el arrepentimiento y liberarlos de la trampa del Diablo.

Nunca encontrarás un amigo más verdadero que Cristo. Dios se preocupa por tus amigos mucho más de lo que puedes imaginar, ¡y puedes descansar en esto, y animarte por esto!

La Tienda

Herramientas y Recursos para prepararlo